miércoles, 28 de noviembre de 2012

La Hna. Amalia conoció a Madre Belén

Conviví con ella, la conocía muy bien; sé de sus grandes luchas y superaciones, fui testigo de grandes sacrificios y renuncias. Consecuente con su consagración religiosa, con el Fiat pronunciado el día de sus votos, se consagró a Dios para extender su reino donde se hiciese necesario, sin límites geográficos, porque para ella la única realidad era anunciar el amor de Jesucristo.

Hna. Amalia Altolaguirre, ADC.
(En Diario de una misionera)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada