jueves, 16 de agosto de 2012

El Obispo de Porto Naciona (Brasil) conoció a Madre Belén

D. Alano du Nodai, Obispo de Porto Nacional (Brasil) diócesis a la que pertenecía Dianópolis,  que trató a M. Belén en sus años de misionera., escribe:

El primer encuentro con M. Belén inspiraba un sentimiento de respeto muy profundo, motivado por la extrema distinción y dignidad de su persona.  Un relacionamiento más prolongado dejaba percibir la más eximia amabilidad sonriente y acogedora que, luego, facilitaba el diálogo confiado y amable.
Sentíase que esa sencillez se aliaba con una notable firmeza de carácter, serena, ponderada, de la más juiciosa prudencia envuelta en una indecible bondad y mansedumbre.
Todo en ella irradiaba la rectitud, la lucidez, el más elevado sentido del deber, una espontánea autenticidad y naturalidad que creaba un ambiente que invitaba a la confianza.
Superiormente inteligente, tenía intuiciones que impresionaban.
Toda su riqueza espiritual y humana tenía su origen en una vida de unión con Dios verdaderamente traslúcida que se percibía por cuantos nos aproximábamos a ella.
Lo que dejó en mí el encuentro con M. Belén es el recuerdo inolvidable de una gran religiosa en que una naturaleza excepcionalmente dotada, supo corresponder a la gracia de la vocación religiosa con una fidelidad que tocaba la raya del heroísmo.

P. Alano du Nodai, O.P.
Obispo de Porto Nacional (Brasil)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada