martes, 19 de marzo de 2013

La Hna. Marlene Bellici conoció a Madre Belén



Madre Belén fue una verdadera Esclava en el amor a Cristo y a los hermanos. Su vida de intimidad con Dios por la oración era un testimonio para su comunidad y un estímulo para todas. Era fácil encontrarla en horas de la noche delante del Señor. Hablaba de la oración como se habla de un amor profundo. Orientaba, ayudaba, a las que no sabíamos hacerla como ella, aunque en su humildad no pensara que era así. No dejaba a nadie angustiada por causa de la oración, tiempo o forma, pero estimulaba en la necesidad de esta misma oración.


Jamás, ni en medio de los grandes sufrimientos por los que tuvo que pasar muchas veces en sus cargos, se le oyó una queja de amargura o resentimiento contra alguien. Sabía perdonar, disculpar, olvidar. Ella sabía escuchar, sentir con las personas, pero ayudaba a mirar hacia lo alto y hacia el hermano con perdón y comprensión.


Amaba la cruz de Cristo, por ella se unía más al Señor y quería parecerse más a Él, que todo lo entregó por amor.


Personalmente ella servía siempre a los necesitados, por la palabra, por la dedicación y por la oración. Tenía un celo apostólico enorme.


Era una hermana firme, cariñosa, humilde y sincera. No compaginaba con el mal, pero  tenía su alma siempre abierta a cualquier persona que errase.

Su amor a la Virgen marcaba su forma de vida.




Madre Belén es mucho más de lo que se puede hablar sobre ella. Fue y sigue siendo ejemplo y estímulo de una vida entregada del todo al Señor y a los hermanos.


Hna. Marlene Bellici, ADC.

(En Diario de una misionera)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada